WeCreativez WhatsApp Support
Estoy aquí para resolver todas tus dudas. ¡Pregúntame lo que quieras!
¿Cómo puedo ayudarte?

“Mira a tu alrededor. Por más que veas solo materia -objetos, cosas, personas o lugares-, hay también un mar de infinitas frecuencias invisibles que transportan información codificada”
J. Dispenza

¿Podemos hacer algo para incrementar nuestros niveles de felicidad, armonía y paz, o depende exclusivamente de las circunstancias externas? ¿qué tan felices pueden hacernos las cosas simples? ¿los hábitos contribuyen a nuestra felicidad? La felicidad es un gran tema filosófico, su percepción y aún su noción pueden ser bastante subjetivas. Así, por ejemplo, cuenta la leyenda que Alejandro Magno le ofreció a Diógenes de Sinope -quién vivía en un barril rodeado de una jauría de perros-, la oportunidad de pedir cualquier cosa que desease al verle en tal estado, a lo que el anciano respondió que lo único que deseaba era que Alejandro se apartase del Sol que tapaba con su sombra. Cuentan que Alejandro, lejos de enfadarse, quedo muy sorprendido. “De no ser Alejandro, yo habría deseado ser Diógenes” -se cuenta que dijo el rey. Diógenes tenía tan pocas necesidades y tan fáciles de satisfacer a través de los medios a su disposición, que su estado de paz y plenitud despertó cierta admiración en un joven y ambicioso rey como lo era Alejandro. Más allá de la leyenda de Diógenes, hay un asidero científico sobre la experiencia de la felicidad, genera los mismos neuroquímicos en nosotros independientemente de su noción cultural o percepción individual.

 Estimular la felicidad a través de terapias alternativas según la neurociencia

felicidad terapias holísticasPodemos promover nuestra felicidad incorporando hábitos y prácticas sencillas que siempre estarán a nuestra disposición de un modo u otro. La neurociencia y las terapias holísticas coinciden en esto. Basta con incorporar algunos hábitos como la meditación o el yoga en nuestro día a día, para mejorar nuestra calidad de vida. Dicho de otro modo, las terapias holísticas, con su enfoque de integración entre cuerpo, mente y espíritu, se asocian a la producción de químicos de la felicidad (péptidos) que modelan nuestro cerebro en el largo plazo. Asimismo, existe un hilo conductor entre pensamientos, neuroquímica y energías de alta frecuencia tal como lo destaca Joe Dispenza. Así, pues, nuestros pensamientos crean la realidad a la vez que son afectados por esta en una relación de interdependencia. No obstante, utilizar técnicas para controlar nuestro pensamiento está a nuestro alcance.

Algunos de estos neurotransmisores de la felicidad los podemos ver a continuación:

Dopamina: el yoga es un medio excelente para incrementar la dopamina. Además de esto, duerme bien y haz ejercicio con regularidad.

felicidad emocionesOxcitocina: Medita con frecuencia. Meditar, además de incrementar esta sustancia química en nuestro cerebro, ayuda a controlar la amígdala, responsable de las reacciones instintivas y asociada al estrés. Dada la unidad entre el cuerpo, la mente, el espíritu y las emociones, el estrés se vincula a una variedad de dolencias y trastornos. Alrededor del 80% de las depresiones tienen antecedentes en el estrés crónico, la meditación es una excelente manera de controlarlo.

 Haz un acto de generosidad, de servicio, dar, activa recompensas químicas en nuestro cerebro habida cuenta de que somos seres sociales y, por consiguiente, podemos desarrollar la empatía con facilidad. Las terapias holísticas como la meditación, de por sí, desarrollan la empatía y las conductas pro-sociales.

 Serotonina: visita parajes naturales, disfruta de la naturaleza y su energía renovadora. Celebra compartiendo con tus círculos de allegados. Somos seres gregarios y los vínculos estrechos -tal como lo ha demostrado la ciencia-, nos mantienen sanos.

 Endorfinas: recita un mantra, practica yoga y taichi. Ríe, el humor genera muchas endorfinas. Practica algún hobbie.

felicidad cerebro Los neurotransmisores, cabe decir, son una manifestación de la energía que está directamente asociada a nuestros pensamientos. Si sientes cualquier tipo de incomodidad o bajos niveles de felicidad, armonía o paz, prueba cambiar hábitos que sientas que mejoren tu calidad de vida ayudando así, a mejorar la calidad de tus pensamientos, lo cual, termina cambiando la química del cerebro, tus frecuencias vibratorias, y, poco a poco, comenzarás a sentirte mejor. De esta forma, además terminamos siendo un apoyo armonioso para el entorno, contribuyendo de algún modo a elevar la consciencia de otros. Quizás, hoy más que nunca, el mundo necesite de sanadores espirituales. Ese potencial de sanación está en cada uno de nosotros, podemos promoverlo y así inspirar a las personas a nuestro alrededor.

Quizás también pueda interesarte leer: Significado de la palabra yoga